No hay que quejarse de lo que no se tiene, hay que usar lo que se tiene

“Si tu mal tiene remedio ¿por qué te quejas? Si no lo tiene ¿por qué te quejas?”

Proverbio Oriental

No quejarse

No quejarse

Hagamos un ejercicio, hoy cuantas veces nos hemos quejado: “perdí el bus por culpa del despertador, no sonó”; “el profesor es malo, hace preguntas difíciles en el examen”; “no tengo saldo en el celular, mi esposo(a) no pago”; “no puedo cambiar de auto, mi jefe no me ayuda a ganar más”; entre otras; pregunta ¿es un deporte quejarse?

Qué hay detrás de las quejas, la psicóloga española Jennifer Delgado señala que las personas “están quejando de su vida, del gran vacío que sienten y de la falta de sentido que las asola.” Entonces hay que sacudirnos de las quejas, por lo podríamos concluir que quejarse:

  • No ayuda,
  • No hace que sucedan las cosas,
  • Nos pone de mal humor,
  • Nos estigmatiza,
  • Culpamos a otros de nuestras “desgracias”,
  • Nos guían las emociones,
  • No nos permite establecen claramente los hechos,
  • Y nuestras quejas se dan por lo que no se puede disponer

El novelista ruso Fiódor Dostoievski señalo que “El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías”, es muy claro que los “pesares” no ayudan, son una pesada carga que no permite avanzar, puesto que no tenemos todas las cartas para manejar estas situaciones; en cambio las “alegrías” son un combustible para incendiar praderas, estas alegrías son el patrimonio que tenemos las personas y son nuestros logros, habilidades, talentos, experiencias, estudios, conocimientos y muchas cosas más.

¿Cómo usar lo que se tiene?

  • Mis Logros, son la expresión de las acciones que han sido exitosas, que han ido más allá de solo cumplir una meta; hemos sido eficientes, competitivos, orientados a resultados, comprometidos-y otras competencias más. ¿Cómo usar?, reconociendo mi potencial, entonces busco nuevas oportunidades laborales, fuera o dentro de la organización donde estoy o busco desarrollar emprendimientos, actualizo mi currículo, etc., etc.
  • Mis Habilidades, siendo las destrezas que tengo para ejecutar tareas, las puedo usar para determinar qué otras cosas puedo desarrollar, así me establezco nuevas metas que me ayuden a crecer, a desarrollar todo mi potencial, a sumir nuevos retos.
  • Mis Talentos, siendo la capacidad para desempeñarse y/o aprender “sin mayores esfuerzos”, pues es casi “innato” (en algunos casos natural, en otros aprendido), lo puedo usar para establecer mis ventajas comparativas o competitivas a la hora de tomar mis oportunidades laborales.
  • Mis Experiencias, todo lo vivido nos da el plus de cómo hace o no hacer ciertas cosas, pues lo vivimos; puedo usar esta experiencia para desarrollar nuevas o mejorarla las estrategias en la realización de las actividades que nos encargan. Así mismo reconozco mis oportunidades de mejoras (debilidades para algunos) a fin de enfrentarlas y convertirlas en fortalezas.
  • Mis Estudios, a través de los años hemos recibido una serie de conocimientos, sea formal (escuela, instituto, universidad, etc.) o informal (autodidacta), lo que nos da sustento “científico” a la actuación laboral. Podemos usarlo dando explicaciones a nuestras formas de trabajar, es decir definiendo procesos, al mapearlos podremos ver cuellos de botellas, buenas prácticas, todo ello para hacer mejorar en nuestro trabajo.
  • Mis Conocimientos, por el estudio, las experiencias, el desarrollo de habilidades nos da conocimientos, con ellos podemos hacer dos cosas, si es “Pre” debo decidir que conocimiento nuevo voy a adquirir, preguntándome, ¿qué valor va agregar a lo que estoy haciendo o haré?, si es “Post” de lo que estoy haciendo o haré ¿cuál de todos los conocimientos que tengo puede ayudarme a realizar eficientemente mi trabajo?

Los seres humanos vivimos un instante, si un instante comparado con el cosmos [para el no creyente], por lo que no podemos desperdiciar el tiempo en quejarnos, debemos actuar, debemos usar lo que tenemos, “El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”[1].

Carguemos nuestra mochila con nuestros logros, habilidades, talentos experiencias, estudios y conocimientos y corramos tras el éxito, hacia el desarrollo de todo nuestro potencial, porque en realidad somos dioses en potencia.

 


[1] Charles Dickens

Leave a Reply